Descripción del proyecto

El proyecto de concibió como una ocasión para restituir la forma del lugar donde se asienta la ciudad y reconciliar ésta con su geografía.  El sitio del Parque mostraba su enclave de frontera entre el escarpe y la vega. La cornisa entre Garrucha y el llano es un escarpe que estuvo en su día aterrazado para el cultivo. En el proyecto se propuso recuperar y enfatizar su carácter y su condición topológica de transición entre la ciudad y la naturaleza. Para ello se definieron tres bancales: el inferior donde aún se yerguen las palmeras se sobreactuó con un paisaje arquetípico y propio del lugar:el oasis.. En la segunda terraza, el piedemonte, se buscó una geometría potente, que provocara la sensación de llanura indefinida: las salinas, de imposible restitución pero que forman parte de la cultura tradicional del lugar.  El contrapunto entre oasis y salinas lo constituye el hito de la colina “Monte del Calvario”,  que controla la relación entre ellos, a la vez que oculta y luego desvela la visión desde un lugar a otro.